El gusto por la ciencia y tecnología: Un asunto cultural, no de género

Muchos dirán que el tema de equidad de género está de moda o que se ha sobre explotado. Sin embargo, la brecha en el campo de la ciencia, tecnología e innovación (CTI) sigue siguiendo importante. A nivel de educación superior y mirando los indicadores de ingreso a este tipo de carreras en la Universidad de Concepción, la participación de mujeres en ingeniería no supera el 27% en los últimos años, existiendo bastante disparidad en función de sus especialidades. En ciencia, por otro lado, la cifra de participación aumenta, alcanzado cerca del 45% en Ciencias Químicas.

 Dra. Andrea Rodríguez, Vicerrectora de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Concepción

Dra. Andrea Rodríguez, Vicerrectora de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Concepción

El hecho de que haya menor participación femenina en estas áreas impide que las mujeres aporten e incluso, que se beneficien del desarrollo en ciencia y tecnología. Uno podría pensar entonces que nosotras “no somos buenas” para estas carreras. Sin embargo, los exámenes de matemáticas y ciencias TIMMS del 2015 aplicados a cuarto grado, no arrojaron diferencias entre niñas y niños, pero sí al llegar a octavo. Estos resultados hacen pensar que esta brecha es el resultado de aspectos más bien culturales y no de capacidades reales.

En lo personal me tomó tiempo entender que para romper la inercia y lograr un cambio cultural en torno a la participación de mujeres en ciencia y tecnología no bastaba con esperar la motivación espontánea de jóvenes talentosas, sino que era necesario crear iniciativas que la potenciaran. Es por eso que desde hace al menos cinco años he participado en programas para motivar jóvenes en estos ámbitos. La más reciente es el proyecto Explora ``Mujeres e Ingeniería’’, que tuvo como finalidad acercar a jóvenes en edad escolar a distintas ramas de esta área, haciéndolas partícipes de la investigación que se realiza en la Universidad de Concepción.

Muchas iniciativas, especialmente las financiadas por Conicyt a través de Explora, se orientan precisamente a lograr un cambio que comience a temprana edad, cuando es más fácil romper los estereotipos. Los resultados están a la vista.  En el Congreso Escolar de la Ciencia y la Tecnología Explora Conicyt de la región del Biobío, se puede observar que el 52% de la investigación científica escolar es realizada por mujeres, lo que confirma la tesis mencionada anteriormente, y lo que he visto en las iniciativas en las que he participado: las mujeres somos curiosas y tenemos la capacidad para involucrarnos en cualquier área del saber.

Quisiera destacar además, que la Región del Biobío tiene los índices de investigación científica escolar más altos, con 116 equipos que participaron en los Congresos Provinciales Escolares de este año. De estas 116 propuestas, 69% se abordan desde las Ciencias Naturales, 18% a partir de las Ciencias Sociales y 13% son iniciativas de Ingeniería y Tecnología. Todos éstas son excelentes señales de que debemos seguir siendo impulsadas.

CICAT Udec