“Me gustaría ampliar la cobertura, que cada vez sean más establecimientos los que participen de este tipo de iniciativas” Entrevista a Juan Carlos Gacitúa, Director PAR Explora- CONICYT Biobío

Por 8º año consecutivo el PAR Explora – CONICYT Biobío organiza los Congresos Provinciales Escolares de Ciencia y Tecnología, a desarrollarse el 12, 13, 14 y 26 de septiembre en Curanilahue, Coronel, Chillán y Tucapel respectivamente. 

Entrevistamos a Juan Carlos Gacitúa, Director del PAR Explora Biobío, para conocer más de cerca cómo ha evolucionado la investigación escolar en la Región del Biobío, las motivaciones que tienen los participantes de estas instancias y las metas que se tienen a futuro.

¿Cuál es la importancia de realizar estos Congresos Provinciales?

Hay dos cuestiones fundamentales, la primera es que al descentralizar la investigación científica escolar y al mover a los académicos de la Universidad de Concepción hacia otras provincias, estamos consiguiendo que la ciencia llegue a todo el territorio. Que los estudiantes puedan visualizar el trabajo de los científicos en relación a su propio territorio y que los niños y niñas puedan presentar sus trabajos sin la necesidad de desplazarse hasta la universidad, que puedan mostrar lo que realizan en el contexto de dónde lo realizan, puesto que muchas de las investigaciones tienen que ver con espacios locales, con el laboratorio natural que rodea a los propios niños, por lo tanto es muy pertinente que la comunicación de esos trabajos se realice ahí.

Estamos preparándonos para el XIX Congreso Regional y esta es la VIII versión de los Congresos Provinciales en BIobío, ¿ Qué avances has visto tú en la investigación científica escolar? ¿Hacia dónde te gustaría llegar?

Es un hecho real que se ha avanzado, puesto que los profesores que trabajan en los congresos van ganando experiencia a medida que van avanzando los años. Nosotros tenemos casos de profesores que años atrás tenían proyectos científicos en fases iniciales y a medida que han ido participando, ellos mismo se han ido poniendo metas más ambiciosas. Afortunadamente hay profes que comienzan con estudiantes pequeños y son esos mismos estudiantes los que año a año han ido profundizando las investigaciones, por lo tanto la calidad y la profundidad de las investigaciones se ha ido incrementando con los años.

Con respecto de hacia dónde me gustaría llegar, me gustaría ampliar la cobertura, que cada vez sean más establecimientos los que participen de este tipo de iniciativas y quizás cambiar un poco el formato de los congresos incorporando lo que los niños pueden aportar a eventos de este tipo. Es decir, el formato actual es muy similar al formato de los congresos adultos y yo creo que eso le hace perder el valor de la curiosidad, de la imaginación, del ingenio y de un montón de atributos que los niños tienen y que no brillan tanto en este tipo de formato. Yo creo que sería súper interesante para nosotros hacer algunos cambios en el formato para que esa alegría, ese entusiasmo, ese trabajo en equipo que queremos desarrollar también en los jóvenes, se incorpore dentro del congreso.

Cambiar las cosas no significa perder otras, cuando yo hablo de modificar el formato estamos hablando de incorporar elementos que lo enriquezcan, es decir los estudiantes tienen que seguir con su trabajo sistemático durante el año, tienen que trabajar bajo la lógica del método científico, tienen que tener un proyecto de investigación acompañado por un profesor y un asesor de ciencia, eso no se sacrifica y tienen que presentar su trabajo, pero podría ser quizás parte del congreso, la otra parte podría ser perfectamente la resolución de un problema que se les plantea en el momento, que tengan que trabajar con otros estudiantes que no conocen para desarrollar un proyecto de innovación o una aplicación tecnológica o una solución científica que se les entregue en ese minuto, es decir poner a prueba en el momento las capacidades y habilidades científicas que los niños tienen.

Si tu sometes a los adultos a esa experiencia los dejas traumatizados, en estado de shock, pero yo no tengo ninguna duda de que los niños, con una buena metodología serían perfectamente capaces de levantar una feria en el momento, con soluciones científicas que puedan ser sumamente interesantes.

¿Cuál es la motivación que tienen los estudiantes para participar en iniciativas como esta?

Con respecto a la motivación que tienen los niños, yo creo que los profesores logran transmitir lo que es el verdadero trabajo en ciencias, es decir, logran instalar en los estudiantes la motivación y la curiosidad para intentar resolver un problema científico concreto. Normalmente tienen que ver con cosas que suceden en el entorno de los estudiantes. El trabajo de promover y desarrollar la curiosidad de los niños se consigue, luego viene una parte bastante compleja que es el levantamiento de las hipótesis y la investigación en sí misma, la rigurosidad que los profesores logran con sus estudiantes es extra curricular, porque normalmente estos trabajos se desarrollan fuera del contexto del aula y que nuestros profesores logran plasmar, con bastante sacrificio, es probablemente lo más complejo.

La parte más motivadora para los chiquillos es encontrarse con otros jóvenes que tienen intereses similares en un espacio donde pueden compartir ese conocimiento y se pueden sorprender con lo que hacen los demás, con lo que pueden aprender de los otros y eso para ellos es una motivación súper potente, que es al fin y al cabo la motivación de los científicos en la vida real. El reunirse, el conversar, el trabajar ciertos temas y el darte cuenta de que en este mundo de la investigación científica no estás solo.

¿Cuál es la ventaja para los profes?, tu dices que ellos realizan esta tarea con harto sacrificio…

Yo creo que es la satisfacción del trabajo bien hecho, es decir, muchos de los profesores, sino todos los profesores que acompañan a sus estudiantes, tienen dentro de su formación un espíritu por la investigación científica bastante alto y que afortunadamente logran plasmar en sus estudiantes, entonces, por lo que nosotros logramos percibir, los profesores cuando ven a sus estudiantes pararse adelante, explicar sus trabajos, montar un stand, defenderlo frente a un jurado, hay un orgullo profesional que todos necesitamos .

Hoy se habla de la calidad de la educación y se habla de una serie de transformaciones que van a modificar el sistema, pero en realidad en el corazón de estos profesores existe la idea de que el trabajo se tiene que hacer bien, porque es lo que te apasiona y es lo que te gusta. Entonces yo creo que la satisfacción del trabajo bien hecho es el beneficio que ellos tienen, muy pocos de ellos obtienen un reconocimiento formal por parte de sus instituciones o económico, pero esto es un aliciente importante.

El tema de las Ciencias Sociales ha sido uno de los desafíos que Explora se ha planteado en los últimos años, ¿ cómo lo recoge el PAR Explora?

Nosotros abrimos la posibilidad de que los escolares participen en la categoría de ciencias sociales y poco a poco se está desarrollando. Durante mucho tiempo las ciencias sociales para los profesores fue un área que estaba bien desvinculada de lo que era el rigor de investigación científica en sí misma, por lo tanto para nosotros es clave trabajar en la formación de los profesores, en que los profesores conozcan técnicas de investigación en ciencias sociales, para que su vez ellos puedan desarrollar las investigaciones con sus estudiantes.

Además estamos ampliando la demanda de trabajo en ciencias sociales, pero nos falta el trabajo sistemático con los profesores.

Otro de los ejes centrales de estas investigaciones son los académicos de las universidades que actúan como asesores científicos, ¿Cuál es la ventaja que tiene para ellos participar en estas investigaciones?

El primer beneficio tiene que ver con devolver la mano. Es decir, muchos de los recursos que las universidades reciben por concepto de investigación proviene de los impuestos de todos los chilenos, estamos hablando de becas, de fondos de investigación, de centros para desarrollar proyectos y a mi me parece que hay una responsabilidad social por parte de los investigadores de devolver a la sociedad lo que ésta les da y una estupenda forma de hacerlo es contribuyendo con quienes van a seguir la huella.

El método científico y la ciencia se construye a partir del conocimiento profundo de lo que hay, pero construido con el rigor de la ciencia que levanta pisos sobre la base de lo que otros han realizado. Eso es lo que hacen nuestros investigadores, de manera muy generosa, ellos comparten lo que hay, transmiten lo que saben para formar a los jóvenes que sobre el piso que ellos han construido, puedan levantar el siguiente y eso nos va a convertir a todos en un país más desarrollado y más justo.