Creado el clima y soplando el viento en las cuatro fases antes descritas, el huracán se pone en marcha. ¡Que no se detenga nunca!


Hemos explicado las 4 fases que utiliza MIK para promover el aprendizaje entre los estudiantes: Provocación, Experimentación, Socialización y Cierre cognitivo y el flujo permanente entre la Autoorganización (AO) y el sistema Adaptativo (SA) de cada individuo. Sin embargo, no basta con echar a andar las cuatro fases, deben organizarse y planificarse de manera que en cada una se vayan desarrollando las habilidades necesarias para que se consoliden aquellas que resulten más dificultosas (andamiaje). Para ello se requiere tiempo, probar nuevas estrategias, evaluar los resultados y el nivel de madurez alcanzado por los estudiantes. Un estudiante no es la misma persona tras pasar por una experiencia educativa.

Un error frecuente en nuestro sistema educativo es suponer que los estudiantes tienen las competencias necesarias para la realización de las tareas que se les proponen. Con mucha dificultad un grupo de adolescentes desarrollará trabajo creativo, si no han desarrollado previamente competencias relacionadas con el trabajo en equipo, la tolerancia a la frustración o la incertidumbre, la apertura a la experiencia y al riesgo. Por otro lado muchos docentes creen que sus disciplinas determinan el modo en el que se trabajan los contenidos. En tal escenario los estudiantes hacen siempre lo mismo, repiten procesos una y otra vez.

Proponemos un sistema que permita planificar las acciones didácticas en ciclos que vayan de menor a mayor dificultad. Y de menor a mayor tiempo, pues los niños/as pequeños necesitan ver los resultados de las acciones que realizan con mayor rapidez. Los huracanes suelen desplazarse hacia tierra en busca de zonas llanas donde avanzan dejando caer sobre ellas todo su poder transformador. Las montañas, lagos, etc... debilitan al huracán.

Estar abierto a laexperiencia significa permitir que el poder transformador del huracán actúe, estar consciente de ello,  saber que hay que asumir el riesgo de dejar lo conocido, lo seguro, para vivir las experiencias nuevas, descubrir, conocer. Clave en este proceso es el momento (momentum) inicial: la provocación, pues es la herramienta que rompe la dinámica, obligaa tener que hacerse preguntas, despierta la curiosidad, entendida como“angustia cognitiva” una necesidad imperiosa por saber. Esto requiere de climas donde el riesgo es posible.

Los profesores/as, conocedores de sus realidades, saben mejor que nadie cuáles son esas montañas que dificultan el avance del huracán. Hay muchas dentro del sistema educativo, en las instituciones, en los centros e incluso en nosotros mismos.

En MIK creemos que, finalmente, lo que transforma a un individuo es lo que se produce dentro del aula: las experiencias que su profesor/a haya sido capaz de construir para ayudarlo a descubrir y acercarse al mundo en el que le tocará vivir. Los profesores/as somos protagonistas en la construcción del país que queremos. 


modelokairos@gmail.com