Una vez que hemos dado con el clima apropiado, te proponemos comenzar a agitar el viento mediante el desarrollo de 4 fases de trabajo.


Sistema de Adaptación (SA): los vientos que van.

El proceso de aprendizaje de nuevo conocimiento no opera como un sistema cerrado, sino como un sistema abierto, que permite el intercambio constante de conocimiento con el ambiente externo. Evaluar, investigar y predecir, son algunas de las acciones que deben asumir los estudiantes como parte de su naturaleza adaptativa, es decir, de la búsqueda de ver cómo "encaja" lo que percibe el sujeto o conoce con el mundo que le rodea. Este proceso es permanente y es muy necesario que suceda profusamente en los primeros años de vida, pues el cerebro trabaja para adaptar sus estructuras a un mundo en permanente cambio.

Durante el siglo XIX, cuando se diseñaron los sistemas educativos se creía que la escuela era suficiente para formar a las personas para la vida, pues quien comenzaba trabajando en la fábrica se jubilaba realizando las mismas funciones en ella. Hoy, ya iniciado largamente el siglo XXI, el mundo es muy distinto, con transformaciones impulsadas por Internet y las nuevas tecnologías. Los contenidos que aprendemos hoy no nos servirán mañana, por tanto lo más útil que podremos hacer es aprender a aprender y a cambiar. En la sociedad del conocimiento es mejor convertirse en un Knowmad (Cobo, Moravec. 2011 ), que en un bulímico sabelotodo.

Proponemos en MIK que los procesos derivados de la adaptación pueden ser organizados en las secuencias didácticas desarrolladas por los profesores/as. Que hay distintos niveles de dificultad en el cómo se contrasta lo que sé con el mundo. Por ejemplo, niños pueden tener entretenidas conversaciones sobre la infancia con sus abuelos, mientras jóvenes podrán diseñar un plan de ahorro de consumo eléctrico para su familia.

Autoorganización (AO): los vientos que vienen

Cada día nuestro aprendizaje se “hace” a sí mismo, creando nuevas estructuras y nuevos comportamientos mediante las interacciones con el entorno y aprovechando su energía interna. Todo lo que percibimos en nuestra relación con el entorno (adaptación) modificará nuestras estructuras cognitivas internas, preparándonos y predisponiéndonos para las nueva información. 

La "zona de desarrollo próximo" planteada por la Vigotsky (1985) indicaría que todos tenemos un espacio de crecimiento personal que está definido y condicionado por nuestras mediaciones sociales y con el entorno. Es como si nuestro cerebro al nacer fuera una jalea. Si vertimos sobre él un chorrito de agua caliente dibujará un surco natural. Con un segundo chorrito podremos dibujar surcos nuevos, pero lo más normal es que se profundicen los que ya están.

Este es uno de los aspectos más relevantes del trabajo de un profesor/a, debe ser capaz de pensar su asignatura y coordinarse con otros para que la experiencia educativa de un niño/a signifique que al final del día se han abierto nuevos surcos, con nuevos contenidos, con nuevos procedimientos, con nuevas formas de evaluación, con nuevas experiencias. El arte de este proceso radica en ser capaces de crear un clima que le permita al alumno sentirse seguro para abrir nuevos surcos, pues bien sabemos que el cerebro humano evita el desgaste energético y explorar caminos cuando ya creemos que tenemos la solución.


Sembrar vientos, es organizar el espacio educativo en torno a 4 fases que posibilitan el desarrollo de ciclos en espiral, que aumentan la velocidad, altura y fuerza de conocimientos, habilidades y actitudes, hasta formar un huracán con un gran poder transformador.

 

Movimiento en ciclos de 4 fases

En esta espiral se dan 4 fases o procesos que son recursivos. La capacidad de adaptación activada, por ejemplo, con una disonancia cognitiva, produce una provocación (intencionada o no) que nos lleva a preguntas y a la realización de experiencias que solucionen la provocación con cualquiera de sus métodos (creativos, innovadores, experimentales, intuitivos…). Los resultados son valorados socialmente, y comparados con el conocimiento formal. Si la actividad es bien ecualizada, jamás se pasa por el mismo punto. El gran error de nuestro sistema educativo es que los estudiantes repiten los mismos caminos o procesos, por eso es que el huracán no crece.


FASE 1 MIK. Provocación  

La provocación busca crear una alta motivación en el estudiante, generando una situación de quiebre que lo sorprenda (conflicto cognitivo), mediante preguntas provocadoras, láminas o imágenes y/o pequeñas actividades en las que el estudiante se comprometa con su propio aprendizaje.

El modo en el que se presenta esta provocación es a través de situaciones incompletas, absurdas, inesperadas(por defecto o exceso), desconocidas, inusuales, testimoniales, imposibles, maximizándolas o minimizándolas.

Los soportes en los que se pueden expresar son: fotografías o dibujos, audiovisuales, objetos, demostraciones, textos (discursos, poemas, refranes, etc.), misterio (caja oscura, acertijos), preguntas, música / silencios / ruidos, poemas o narraciones, citas de autor.

FASE 2 MIK. Experimentación     

La experimentación busca seleccionar y vivir experiencias directas, bajo variables controladas, que permitan tener un contacto personal con los fenómenos o actividades a desarrollar. Se suele asociar a las técnicas experimentales de las ciencias, como el Método Científico, pero incluye otras como la dramatización o juego de roles, las técnicas de búsquedas de ideas (tormenta de ideas, analogías, provocaciones, futurización, scamper, algoritmos relacionales), acción o trabajo de campo, etc.

Los soportes en los que se pueden poner en prácticas son las cartas, ruletas, material de laboratorio, vestuario inusual, títeres, escenografías, materiales de deshechos, observación en terreno, guías de trabajo, pautas de cotejo, Método Científico, matriz para trabajo de campo, matriz paradesarrollode dramatizaciones.


FASE 3 MIK. Socialización 

Es poner en común las experiencias vividas para construir los aprendizajes. Lenguajear las experiencias compartidas usando distintas dimensiones como: sentir, percibir, emocionar y razonar.

Hay distintas maneras de provocar socializaciones. Entre ellas encontramos las exposiciones, presentación de objetos/productos, foros, presentaciones, esquemas y mapas mentales, modelos.

Todos ellos llevados al aula mediante instalaciones, objetos, afiches, dramatizaciones, esquemas, grabaciones, representaciones o mapas cognitivos.

FASE 4 MIK. Cierre cognitivo

Es la fase colectiva, gestionada en base al conocimiento formal ya construido por la ciencia, de modo de conectar los “descubrimientos”, habilidades y actitudes de los escolares con las competencias esperadas y proyectados con las competencias que vendrán.

El docente puede articular, unir, categorizar, ordenar, traducir, definir el nuevo conocimiento que ha producido.

Los medios para plasmar el proceso de cierre cognitivo en el aula son los programas de presentación (Power point, Prezi, etc.) la pizarra, imágenes y audiovisuales, libros, páginas webs, fórmulas, definiciones de autor, explicaciones grabadas con lenguaje especializado.


Caja de Herramientas 


modelokairos@gmail.com